Cuando el orador se apoya en la fuerza de su oponente

La corte de la emperatriz romana Justina fue famosa por su frivolidad e injusticias. Sólo el obispo de Milán, San Ambrosio, era capaz de hacerle frente gracias a su elocuencia. En esta escena vemos cómo la emperatriz se ve obligada a atender la solicitud de San Ambrosio, al utilizar éste el propio argumento de la emperatriz.

(Escena tomada de la serie "San Agustín", producida por la RAI italiana, 2009).

Para otras Microlecciones de oratoria en video vaya a la videoteca