¿Cómo debe reaccionar un orador ante imprevistos graves durante su exposición?


En el siguiente video veremos 3 casos.
 
En el primero, los conductores no reaccionan ante un imprevisto grave. Y se ven muy mal.
 
En el segundo caso, la conductora sí reacciona ante un imprevisto grave, pero al hacerlo con pánico, también se ve mal.
 
Y en el tercer caso, el expositor sí reacciona, pero lo hace de una manera controlada y se ve muy bien. Sobre todo porque se percibe que su preocupación primordial no es él mismo, sino quienes lo rodean.
 
Y aquí estaría la clave: el orador sí debe reaccionar ante imprevistos graves, pero cumpliendo 2 condiciones: Su reacción debe ser controlada y, segunda, pensando en los demás, no en sí mismo. Condiciones sumamente difíciles de cumplir en una situación grave, pero es en los momentos de crisis en los que el orador puede afectar gravemente su carrera, o puede consolidarse como un verdadero líder, según la forma en la que reaccione.